Para obtener semillas de la mejor calidad, debe aplicarse un estricto control a lo largo de todo el ciclo de producción, desde el campo hasta el almacén. Justo después de la cosecha, deben seguirse los siguientes pasos: extracción, separado, secado, limpieza, clasificación, envasado y almacenado.


Se considera esencial disponer de equipos especializados para conseguir un proceso eficiente y eficaz durante todas las etapas del procesado.  Por este motivo, nuestra sala de procesado incluye dos áreas: una húmeda, para cultivos como el tomate, calabaza y melón y otra área seca, para especies como son la albahaca, legumbres y las brásicas.


Una vez limpias y clasificadas, las semillas son envasadas y almacenadas en condiciones de humedad y temperatura controladas. Nos sentimos muy orgullosos de nuestro proceso postcosecha, a partir del cual y como consecuencia del adecuado conocimiento, esfuerzo y dedicación, podemos garantizar una producción de semillas de la mejor calidad. Un proceso de mejora continua en el que seguimos inmersos y en el que colaboramos con otros especialistas.

processamento02.jpg